16 Carta a la matemática ... La perfección

Titular noticias
Cartas para una tertulia 1996

16 Carta a la matemática ... La perfección


No Vivo En Una Sociedad Perfecta En multimedia 

No vivo en una sociedad perfecta
yo pido que no se le dé ese nombre,
si alguna cosa me hace sentir esta
es porque la hacen mujeres y hombres.
Quien la vió nacer, quien la idealizó,
quien vió que cambió a su parecer
le duele que hoy no sea la rosa
que conquistó el jardin de su vida.
No vivo en una sociedad perfecta
yo pido que no se le dé ese nombre,
si alguna cosa me hace sentir esta
es porque la hacen mujeres y hombres.
Quien la hizo nacer, quien participó,
quien la hizo cambiar y no perecer,
no le complacen todas las cosas
pero por esto da ya la vida.
No vivo en una sociedad perfecta
yo pido que no se le dé ese nombre,
si alguna cosa me hace sentir esta
es porque la hacen mujeres y hombres.
El extremista y el cobarde
van convergiendo en su dolor
mientras el resto con amor
trabaja porque se le hace tarde.
Así sucede en los parajes
donde subir te hace mejor
el falso no tiene valor
el verdadero sigue su viaje.
No vivo en una sociedad perfecta
yo pido que no se le dé ese nombre,
si alguna cosa me hace sentir esta
es porque la hacen mujeres y hombres.

(Pablo Milanés)


Carta a la matemática, La perfección.

Siempre he sido mal estudiante pero las matemáticas eran una asignatura especialmente incomprensible hasta que tuve un profesor que puso el ambiente para llamar al pitufo matemático y por arte de magia brotaron algunos de los pocos sobresalientes de mi pobre carné de escolaridad.

¿Qué pasó? La verdad es que tardé muchos años en comprender porque se había producido ese cambio, pero treinta años después me veo capaz de explicarte el qué! aunque naturalmente el cómo lo tendrás que encontrar tú. " The answer si blowing in the wind".

La capacidad para las matemáticas es innata en los seres humanos y las diferencias de capacidad entre unos y otros no son relevantes para reproducir las operaciones teóricas que los malos profesores de hoy en día nos cuentan.

La motivación para reproducir esas operaciones varía extraordinariamente de una persona a otra y la capacidad para desarrollar nuevas estructuras matemáticas está reservada a los aficionados (los que tienen afición).

Lo que ocurre es que a mí nunca me contaron que son las matemáticas y para que sirven, pero uno está motivado para conocer el porqué de las cosas y poco a poco lo ha ido comprendiendo ...

La Matemática es fundamentalmente y antes que cualquier otra cosa una lengua, un idioma, una forma de expresión de la realidad, y al igual que detrás de cualquier expresión lingüística hay un concepto que se explica, también detrás de cada expresión matemática hay un concepto explicado.

La diferencia fundamental entre el castellano y la matemática es la precisión. El castellano, puede ser una lengua, un señor de Castilla, un apodo, un queso, el señor del castillo o cualquier otra cosa, pero la matemática es un arte que permite una comunicación exacta sin dejar lugar a equívocos sobre lo que se quiere decir.

El matemático es un lenguaje mucho más sencillo que el castellano, es mucho más fácil: 2+2=4, que: dos más dos es igual a cuatro.

Entonces ¿que ocurre? Ocurre que cuando se aprende un idioma se hace constantemente referencia a los conceptos y objetos que representan las palabras y cuando los malos profesores explican las matemáticas se limitan a enseñar a sus alumnos a repetir las expresiones sin hacer referencia a su significado profundo.

Para entendemos, es como si se pretendiera enseñar el diccionario de la real academia española a un ruso sin hacer ninguna referencia a los objetos y conceptos que el ruso aprendió en su Rusia natal. O dicho de otra forma, como aprenderse de memoria el listín telefónico de Moscú sin que te expliquen si es el callejero o la lista de precios de unos grandes almacenes.

Hay que tener en cuenta que nadie nos va a poder enseñar algo que no queramos aprender pero supongo que ya he despertado tu curiosidad femenina y ya estas en condiciones de aprender la primera palabra del idioma matemático.

La primera palabra es 1. Uno es un nombre, un nombre que los inventores del lenguaje matemático tuvieron que inventarse para poder entenderse cuando después de largas discusiones en árabe y arameo, llegaron a la conclusión de que con el lenguaje común cualquier descripción de la unidad no se terminaba antes de las 5 de la mañana.

1 es una abstracción de esa complicada unidad cuya definición se escapa entre las palabras de los eruditos, es un símbolo, es un nombre, PERO TIENE UN SIGNIFICADO que si estas dispuesta a aguantar hasta las cinco de la madrugada puedes llegar a intuir, a conocer, a aprender y a asumir hasta que te sea tan familiar que puedas descubrirlo en todas las unidades.

Hace 2.500 años, en Grecia, existía una cultura muy sensibilizada con el conocimiento en general y especialmente en las artes. Esta cultura se preocupó de la música, de apreciarla, de entenderla de reproducirla y naturalmente de crearla, pero existía una dificultad para describirla.

Igual que con las matemáticas se dieron cuenta de que el griego clásico no servia para describir la música, así que poco a poco nació un nuevo lenguaje que mucho tiempo después daría lugar a las partituras actuales. Pero para desarrollar el lenguaje musical se partió de la observación, de la observación de una cuerda en vibración (1 Cuerda) y aquí las matemáticas tuvieron que avanzar y tuvo que inventarse algo nuevo para expresar el fenómeno según el cual la misma cuerda tenía sonidos diferentes según si se tomaba por los dos extremos o si sólo se tensaba una parte de ella dejando el otro trozo libre. Los matemáticos prefirieron hablar de partes que de trozos e inventaron un símbolo para significar unidades partidas (1/2) pero, tras probar con cientos de cuerdas e instrumentos musicales, descubrieron que sus sonidos seguían unas pautas de relación con distintas cuerdas de 1 unidad, 7/8, 6/8, 5/8, 4/8, 3/8, 2/8, 1/8 y definieron la octava y sus múltiplos que los músicos adaptaron rápidamente al conocido Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si ...

Los matemáticos siguieron observando la naturaleza y descubrieron otras formas que se relacionaban con la unidad de forma muy exacta y poco a poco fueron poniéndose de acuerdo para desarrollar el lenguaje matemático a partir de "convenciones" en las que, tras largas discusiones, "convenían" en establecer reglas para relacionar de forma unívoca los números con los conceptos. La necesidad de describir conceptos más complejos obligó a establecer sistemas como el decimal que permitía abreviar las notaciones con respecto a un sistema de referencia, sin necesidad de limitar el lenguaje matemático para otros cometidos (sistema sexagesimal para la medición del tiempo en segundos, etc.).

Lo que tardaron mucho en descubrir los matemáticos es que una unidad adecuadamente partida podría encerrar todo el saber humano... Se trataría de disponer de una unidad exacta (por ejemplo el metro de acero iridiado que los revolucionarios franceses pusieron en el museo de pesos y medidas de París) y de tomar un instrumento capaz de dejarle una marca que otro instrumento pudiera medir con precisión.

Hasta aquí lo más difícil. Si eres capaz de conseguir esto, lo demás está chupado. Basta con tomar la medida y expresarla con la notación matemática habitual y se obtendrá un número parecido á este:
0,168784784573878463846843468434341 ..... y sigue.

Ahí está todo el saber de la humanidad!! Claro, no basta con que yo lo diga para que lo creas. Sería conveniente que te dieras cuenta de esta realidad y la pudieras asumir sin reservas. Para ello te permito hacer cualquier pregunta y tras consultar la unidad adecuadamente partida te la podré contestar. Eso sí, tiene una limitación, sólo puede contestar si el saber se sabía antes de partir la unidad.

Vamos a ello, es muy sencillo. Ahora vamos a pasar este número tomado del sistema decimal a otro sistema más adecuado para la consulta y nos quedará un número aproximadamente así:
01010110100110011111000010101101011101100110001111100110100101
10111111000111111011101011101111000001100001111100101... y sigue

Esto es la expresión de la "unidad partida" en base 2 (el sistema en base dos se debió inventar para que aquellos a los que les habían cortado los dedos de las manos, pudieran contar con los muñones). Ahora ya podemos responder a tu pregunta ya que, introduciendo este número en cualquier ordenador, podremos obtener una serie de bytes que cualquier programilla transforma en datos que aparecen en pantalla en forma de letras que van hilando palabras y frases que pueden llegar a completar el saber humano.

La matemática puede llegar a ser una pasión para cualquiera. Aunque yo estudié Derecho tengo que reconocer que he pasado buenos ratos con ella y que me ha ayudado a entender mi relación con las cosas de una forma que en lenguaje ordinario no podía describir.

Mas sobre el tema: cartas para una tertulia
Comentarios
Tu email no se mostrará en ninguna parte
Control Antispam


Último en Cartas para una tertulia 1996


Powered by iwith.org