18 Carta a la ciudad de Barcelona ... El cuarto mundo

Titular noticias
Cartas para una tertulia 1996

18 Carta a la ciudad de Barcelona ... El cuarto mundo


 Monologo En multimedia 

Favor, no se molesten,
que pronto me estoy yendo,
no vine a perturbarles
y menos a ofenderlos.
Ví luz en las ventanas
y oí voces cantando
y sin querer ya estaba tocando.
Yo también me alegraba
entre amigos y cuerdas,
con licores y damas,
mas ¿de eso quién se acuerda?
Fui un actor famoso,
siempre andaba viajando:
aqui traigo una foto, actuando.
Me recordaron tiempos
de sueños e ilusiones.
Perdonen a este viejo, perdonen.

Ya casi me olvidaba
pero, para mañana,
van a dar buen pescado,
hoy nos llegaron papas
y verduras en latas
al puesto del mercado.
En cuanto llegue y coma
me voy para la zona,
por lo de la basura.
Como la noche avanza
los dejo con la danza,
el canto y la cultura.

Disculpen la molestia,
ya me llevo mi boca.
A mi edad la cabeza
a veces se trastoca.
En la alegría de ustedes
distinguí mis promesas
y todo me parece
que empieza.
Favor, no se molesten,
que casi me estoy yendo;
no quise perturbarles
y menos ofenderlos.
Vi luz en las ventanas
y juventud cantando
y, sin querer, ya estaba
soñando.
Vivo en la vieja casa
de la bombilla verde.
Si por allí pasaran,
recuerden.

(Silvio Rodríguez)

Carta a la ciudad de Barcelona, El cuarto mundo.
URGENTE

Ciudad de Barcelona
Catalunya, España, Europa
"Primer mundo"
Barcelona a 17 de febrero de 1995,

Hola amiga:

Estaba pensando en tí y ... quería pedirte una cosa, pero antes petmiteme que te cuente que siempre te llevo en mi corazón.
Tú estás en mis tarjetas, estás en mi casa, en mi trabajo, en mi mirada, en mis pensamientos y en mis aficiones de una forma inseparable.

Tú estás en mí y yo en tí, como la conciencia en el cerebro. Tú y Yo somos Barcelona con la Sagrada Família, la Torre de Calatrava, el parque de Collcerola, con los que son de aquí y los que acogimos cuando vinieron de otras partes, con el sol mediterráneo y la sombra de las cotorras sobre las palmeras del trópico, con las motos del Paseo de Gracia y los yates del puerto olímpico.

De hecho Tú y Yo vivimos entre el mar y la montaña, entre el observatorio Fabra y el rompeolas, rodeados de jardines con gente amable. La vida nos sonríe y crecemos cada día para ser un poco mejores, pero hay algo que no me cuadra ...

Esta noche miraremos las estrellas unos cientos de nosotros, rodeados de alta tecnología, mucha cultura, todos los medios.... y de esa personalidad arrolladora que lo inunda todo en Barcelona.

Esta noche el cielo está despejado, no hace frío y estos cientos de barceloneses preguntarán a las estrellas su destino mientras se arrebujan entre cartones. Están en tu cerebro, como yo, pero no acaban de encontrar acomodo en mi conciencia.

Yo solo te pido que mañana puedan ver las estrellas a través de una ventana enmarcada en una sencilla pared. Una de esas paredes que esconden pisos vacíos, pisos hambrientos de calor humano. Estos pisos solitarios que se ahogan entre sus puertas cerradas no nos pueden contar lo que pasa de noche bajo sus ventanas.

Pero tú puedes devolverles el habla y llenarlos de vida mientras una mano amiga quema para siempre aquellos cartones en la renacida chimenea.

Tu amigo Ramon.


Mas sobre el tema: cartas para una tertulia
Comentarios
Tu email no se mostrará en ninguna parte
Control Antispam


Último en Cartas para una tertulia 1996


Powered by iwith.org